¿Sentiré mucho dolor después de la cirugía?

Mucho no, pero algo sí, esto depende de la cirugía realizada, edad de la paciente y el umbral del dolor de la paciente, ya que no todo el mundo maneja el dolor igual, hay personas que "todo les duele" y hay otros que "nada les duele".

Pero en total es manejable y solo dura unos días, muy parecido al de la episiotomía (incisión que se realiza en partos vaginales).

¿Cuánto tiempo de abstinencia sexual debo de tener posterior a mi cirugía?

Alrededor de 4-6 semanas dependiendo el caso (edad de la paciente, tipo de cirugía etc.)

¿Qué anestesia es utilizada en estas cirugías?

La gran mayoría de los casos se utiliza la "epidural" agregándole una sedación endovenosa para que usted descanse tranquila y en otros casos que son los menos se utilice local y casi nunca general.

El tipo de anestesia a administrar dependerá del paciente (sus riesgos y padecimientos) y el tipo de cirugía a realizarse. Una vez habiendo tenido su valoración con el cardiólogo el anestesiólogo la entrevistará y se decidirá e informará el tipo de anestesia.

¿Cuándo puedo volver al trabajo?

La mayoría de las pacientes pueden volver a trabajar de 7 a 10 días después de la cirugía. Pero al igual que el punto anterior esto dependerá de el trabajo realizado por la paciente su edad y tipo de cirugía.

Deseo realizarme una cirugía, pero después no quiero quedar embarazada, ¿puedo operarme?

Si, la cirugía de salpingoclasia es solicitada por muchas pacientes que se efectuarán cirugías de abdomen "Tummy Tuck" o de mamas con su cirujano plástico y no desean volver a embarazarse.

Esta cirugía es una pequeña incisión en el abdomen, en ocasiones debajo de la de la cirugía de abdomen, si sólo desea operarse el área genital también se puede.

¿Cuánto cuesta una cirugía de estas?

El precio varía, depende del tipo de procedimientos que se efectúen.

Podemos proporcionarle los precios una vez que sepamos cuáles son sus necesidades particulares. Estos varían dado que no es un sólo procedimiento para todo el mundo, sino que de acuerdo a sus padecimientos y/o necesidades se oferta lo mejor para cada paciente.

El precio incluye: consultas pre y post cirugía, uso del quirófano, habitación centro quirúrgico, anestesiólogo, asistente quirúrgico, y el cuidado postoperatorio.

¿Como puedo saber si en mi cirugía "algo salió mal"?

De presentar algunos de los siguientes póngase en contacto con su médico:

  • Vómitos
  • Desmayos
  • Dolores o espasmos abdominales severos
  • Sangrado intenso
  • Descarga vaginal anormal
  • Fiebre o escalofríos
  • Enrojecimiento o pérdidas en las incisiones
  • Falta de aliento o dolor de pecho

¿Dolor en la relación sexual?

El dolor durante el coito se denomina dispareunia. El dolor que ocurre durante las actividades sexuales que no implican el coito se llama trastorno de dolor sexual sin coito. El dolor durante el coito es muy común—casi 3 de cada 4 mujeres experimentan dolor durante las relaciones sexuales en algun punto durante sus vidas. Para algunas de ellas, el dolor representa sólo un problema temporal; en cambio, para otras, constituye un problema a largo plazo. Son muchas las posibles causas del dolor durante el coito. El éxito del tratamiento depende de determinar la verdadera causa y, algunas veces, de probar varias opciones de tratamiento.

Este documento explica:

  1. La anatomía pélvica femenina
  2. Cómo los problemas de respuesta sexual y los problemas ginecológicos podrían ocasionar dolor durante el coito
  3. Cómo le puede ayudar su médico.

Problemas de respuesta sexual

La falta de deseo, excitación o ambos puede resultar en dolor durante el coito en las mujeres. El deseo es la sensación de querer tener relaciones sexuales. Mucha gente cree que la respuesta sexual comienza con el deseo, que produce la excitación sexual y el orgasmo. No obstante, algunos estudios indican que las respuestas sexuales de las mujeres son más complejas. Por ejemplo, es posible que el deseo físico no ocurra hasta después de que haya comenzado la actividad sexual. A menudo, algunas mujeres se sienten motivadas a tener relaciones sexuales como una manera de sentir intimidad con su pareja o de demostrar sus sentimientos. Muchas mujeres también informan que no tienen que experimentar un orgasmo para sentirse satisfechas con el acto sexual.

Excitación es el nombre que se les dan a los cambios físicos y emocionales que ocurren en el cuerpo debido a la estimulación sexual. En las mujeres, ocurren los siguientes cambios durante la excitación:

  1. Aumentan la presión arterial, la frecuencia cardíaca, la respiración y la temperatura.
  2. Partes de la vulva, como los labios vaginales y el clítoris, se llenan de sangre y se vuelven más sensibles.
  3. La vagina se lubrica y expande.
  4. La excitación prepara el cuerpo de la mujer para el acto físico del coito. Una consecuencia común de la falta de excitación es la resequedad vaginal, la cual a su vez puede redundar en dolor durante las relaciones sexuales. (La resequedad vaginal también puede deberse a cambios hormonales.

Las dificultades de respuesta sexual pueden ocurrir por muchas razones. Entre las más comunes se encuentran las siguientes:

  1. Su estado de ánimo—La respuesta sexual se relaciona estrechamente con su estado de ánimo. Emociones como temor, culpabilidad, bochorno, vergüenza o incomodidad sobre tener relaciones sexuales pueden dificultarle el relajarse. Cuando usted no se puede relajar, es difícil excitarse y esto podría resultar en dolor. El estrés y el cansancio pueden afectar su deseo de tener relaciones sexuales. Los sentimientos que tenga por su pareja también afectan el deseo y la excitación. Si está experimentando problemas en su relación, éstos podrían interponerse en su respuesta sexual. Un problema común en las relaciones es la desigualdad del nivel de deseo sexual entre las parejas.
  2. Medicamentos—Muchos medicamentos pueden reducir el deseo sexual. Estos incluyen los antidepresivos, así como los medicamentos que se utilizan para tratar la alta presión arterial y las migrañas. Los fármacos que contrarrestan los andrógenos, como los métodos anticonceptivos inyectables, algunas píldoras anticonceptivas y algunos medicamentos que se utilizan para tratar la endometriosis, pueden reducir el deseo y la excitación debido a que los andrógenos desempeñan un papel en la respuesta sexual. Los medicamentos para el dolor también pueden reducir el deseo sexual.
  3. Afecciones y problemas debido a cirugía—Algunas afecciones pueden afectar indirectamente la respuesta sexual. Estas afecciones incluyen la artritis, la diabetes, el cáncer y problemas de la tiroides. La cirugía afecta la imagen corporal en algunas mujeres.
  4. Su pareja—Su pareja podría tener problemas de disfunción eréctil (la inhabilidad de lograr o mantener una erección) o de eyaculación prematura (la liberación de semen antes de que un hombre o su pareja lo deseen). Estos problemas podrían causarle ansiedad sobre las relaciones sexuales. Si su pareja toma un medicamento para combatir la disfunción eréctil, es posible que le tome más tiempo lograr el orgasmo. A su vez, esto podría ocasionar un coito prolongado y doloroso.

Problemas ginecológicos El dolor durante el coito puede ser una señal de alerta de muchas afecciones ginecológicas. Algunas de ellas pueden redundar en otros problemas, si no se recibe tratamiento.

El dolor en la vulva se puede clasificar como agudo o crónico. El dolor agudo por lo general desaparece cuando la condición subyacente recibe tratamiento. El dolor crónico dura más tiempo.

Dolor vaginal Hay muchas causas del dolor vaginal que se deben a las actividades sexuales. Es importante encontrar la verdadera causa ya que el tratamiento varía según la causa. Causas hormonales. Durante los períodos de perimenopausia y menopausia la reducción del nivel de estrógeno podría causar cambios de la respuesta sexual, como menos lubricación, menos hinchazón de la vulva, o reducción del largo y la anchura de la vagina. También es posible que tenga un nivel reducido de estrógeno si acaba de tener un bebé o está amamantando.

Si está en la etapa perimenopáusica o menopáusica, su médico puede recetarle una terapia de estrógeno local (anillos, cremas o tabletas vaginales) para aliviar la resequedad vaginal. Es útil utilizar un lubricante durante las relaciones sexuales o un humectante vaginal. Otra opción para mejorar la lubricación es un período más prolongado de caricias estimulantes. También puede probar actividades sexuales que no implican el coito mientras espera a que los tratamientos surtan efecto.

La vaginitis, o inflamación de la vagina, puede ser ocasionada por una infección por hongos o bacteriana. Los síntomas son secreción y picazón, así como ardor en la vagina y la vulva. Una vez que se determine su causa, la vaginitis puede curarse con medicamentos.

El vaginismo es un reflejo de contracción (apretadura) de los músculos de la entrada a la vagina. Los músculos contraídos hacen que sea difícil o imposible que el pene de su pareja le penetre la vagina durante el coito. Algunas mujeres con vaginismo también tienen problemas para insertarse tampones o someterse a un examen pélvico. El vaginismo puede causar dolor, que se describe mayormente como una sensación de quemazón o ardor, cuando intenta tener coito. En algunos casos no es posible lograr el coito porque los músculos se contraen demasiado. El vaginismo se puede tratar mediante varias formas de terapia. La terapia física y los ejercicios de relajación pueden ayudar a evitar que los músculos vaginales se contraigan.

Dolor en el perineo Las mujeres que han tenido una episiotomía o desgarres del perineo durante el alumbramiento pueden experimentar dolor durante las relaciones sexuales por varios meses. Los tratamientos incluyen fisioterapia, medicamentos o cirugía.

El dolor que se experimenta en una parte profunda del cuerpo durante el coito podría ser señal de alerta de un problema interno. Puede tener varias causas:

  1. Enfermedad inflamatoria pélvica
  2. Problemas con el útero Endometriosis Una masa pélvica (tumor)
  3. Enfermedad de los intestinos o la vejiga Tejido cicatrizante (adhesiones)
  4. Quistes ováricos
  5. Cirugía vaginal

A menudo, un examen pélvico o examen ecográfico provee información sobre las causas del dolor profundo. A veces, es necesario emplear un procedimiento denominado laparoscopía para examinar en más detalle.

Un examen físico es útil para determinar la causa del dolor durante las relaciones sexuales. Su proveedor de atención médica podría tocarle levemente ciertas áreas de la vulva y la vagina para ver si el tacto le causa dolor. Su historial y las señales y síntomas indicarán si se necesitan pruebas o exámenes adicionales.

Si tiene dolor durante el coito, debe acudir a un proveedor de atención médica. Hay algunas medidas que puede tomar para cuidarse usted misma e intentar aliviar el dolor durante las relaciones sexuales. Algunas de ellas implican a su pareja, mientras que otras las puede hacer sola.

  1. Use un lubricante. Hay muchos tipos de lubricantes. Los lubricantes solubles en agua son una buena opción si experimenta irritación o sensibilidad vaginal. Los lubricantes de silicona tiendan a durar más tiempo y ser más resbalosos que los lubricantes solubles en agua. No use jalea de petróleo, aceite de bebé ni aceite mineral con condones. éstos pueden disolver el látex y causar que se rompa el condón.
  2. Programe tiempo para las relaciones sexuales. Separe un tiempo cuando ni usted ni su pareja estén cansados o ansiosos.
  3. Hable con su pareja. Dígale a su pareja dónde y cuándo siente dolor, así como qué actividades le resultan placenteras.
  4. Pruebe actividades sexuales que no le causen dolor. Por ejemplo, si siente dolor durante el coito, usted y su pareja tal vez deseen concentrarse en el sexo oral o en masturbación mutua. Pruebe realizando actividades sensuales pero no sexuales, como el masaje.
  5. Tome medidas para aliviar el dolor antes de tener relaciones sexuales: vacíe la vejiga, tome un baño tibio o tome un medicamento para el dolor de venta sin receta antes del coito.
  6. Para aliviar el ardor después del coito, aplíquese en la vulva hielo o un paquete de gel congelado envueltos en una toalla pequeña.

Por último...

Hay muchas causas de dolor durante las relaciones sexuales. El éxito del tratamiento depende de encontrar la causa correcta. Acudir a su proveedor de atención médica puede ayudarla a abordar el problema de dolor durante las relaciones sexuales. Con el tratamiento indicado, las relaciones sexuales pueden convertirse en una parte placentera y sana de la vida.

¿Cuáles son los riesgos quirúrgicos?

Este tipo de cirugía es un procedimiento seguro con pocos riesgos, porque no hay que abrir el abdomen y el área en que se practica la cirugía se encuentra expuesta, permitiéndole al médico y la paciente observar cualquier complicación a penas se presenta.

Como en cualquier cirugía existen riesgos de hemorragia e infección los que no serían muy extensos por ser el área operada mínima.

¿Pueden operarme de una cirugía ginecológica con otros procedimientos de cirugía plástica?

Sí, dadas las características de la cirugía estética y la ginecológica se pueden combinar perfectamente ambas. Y el ginecólogo se pondría de acuerdo con el cirujano plástico para optimizar el tiempo de cirugía. Si no tiene, el Dr. Benzo le recomendará varios cirujanos plásticos para que usted elija.

¿Pudiera realizarme cirugía en mis genitales, aunque no tenga flacidez vaginal?

Sí, la gran mayoría de las pacientes acuden por flacidez vaginal y otro gran grupo les interesa mejorar el aspecto de su intimidad.

Entre los que más se solicitan: plastia de labios menores, estos al encontrarse muy largos, producen molestia con la ropa interior y durante el acto sexual son insertados en la vagina produciendo dolor a la paciente y molestias a su pareja.

¿Que son los Ejercicios de Kegel?

Los ejercicios Kegel tonifican los músculos pélvicos. Fortalecen los músculos alrededor de los orificios de la uretra, vagina y recto.

Se realizan de la siguiente manera:

  • Contraiga los músculos que usa para detener el flujo de orina (pero no haga estos ejercicios mientras está orinando).
  • Mantenga esta posición durante 10 segundos, luego relájelos.
  • Hágalos entre 10 y 20 veces seguidas al menos 3 veces por día.

Tenga cuidado de no contraer los músculos de la pierna, abdomen o glúteos. Realice estos ejercicios regularmente. Después de 6 a 12 semanas, seguramente podrá retener mejor la orina.

¿Qué es lo mas importante que me toca hacer como paciente antes y después de la cirugía?

Antes: saber bien lo que desea y de que padece usted para junto al médico explorar las posibilidades y en su caso particular lo que mas le conviene.

Después: para acelerar la recuperación, la paciente deberá:

  1. De realizarse baños de asiento.
  2. Tomar los analgésicos y antibióticos que se le recetaron.
  3. Comer comida suaves frutas y fibras mayormente para evitar la constipación la que pudiera forzar mediante el pujo las suturas colocadas en el área genital.
  4. No realizar ejercicios que requieran mucha energía.
  5. No levantar objetos pesados.
  6. No colocar cualquier objeto en la vagina durante 6 semanas, inclusive tampones y duchas vaginales. (También significa que no debe tener sexo).

Virus Papiloma Humano

Las infecciones por el virus del papiloma humano (VPH) son muy comunes tanto en las mujeres como en los hombres. Se han identificado más de 100 tipos del VPH y 30 de estos tipos se transmiten de una persona a otra mediante el contacto sexual.

Algunos tipos del VPH producen verrugas genitales, mientras que otros causan cáncer del cuello uterino. Hay dos vacunas disponibles que pueden proteger contra algunos de estos tipos del VPH.

¿Qué es el virus del papiloma humano?

El VPH es un virus muy común. Algunos estudios indican que por lo menos tres de cada cuatro personas que tienen relaciones sexuales contraerán la infección genital del VPH durante algún momento en su vida. El VPH se transmite principalmente mediante las relaciones sexuales vaginales, anales u orales, aunque no es necesario que ocurra el coito para contraer la infección.

El VPH se transmite mediante el contacto con la piel de otras personas. El contacto sexual con una pareja infectada, independientemente de su sexo, es el medio más común de transmisión del virus.

Al igual que con otras enfermedades de transmisión sexual, a menudo no hay señales ni síntomas del VPH genital. Por ello, la persona infectada a menudo no sabe que ha contraído la infección.

El VPH y las verrugas genitales

Hay aproximadamente 12 tipos del VPH que causan verrugas genitales. Estos tipos se denominan VPH de “bajo riesgo” porque no se han vinculado a cáncer.

El VPH y el cáncer

Aproximadamente 15 tipos del VPH están asociados con cáncer del ano, cuello uterino, de la vulva, vagina y del pene. También pueden causar cáncer de la cabeza y el cuello. Estos tipos del VPH se denominan “tipos de alto riesgo.” La mayoría de los casos de cáncer de cuello uterino se producen debido a solo dos tipos del VPH—los tipos 16 y 18.

Aunque ciertos tipos del VPH pueden causar cáncer de cuello uterino, muy pocas mujeres infectadas con el VPH presentan este tipo de cáncer. En la mayoría de las mujeres, el sistema inmunitario destruye el virus antes de que cause cáncer. Sin embargo, en algunas mujeres, el sistema inmunitario no destruye este virus y no se elimina. En estos casos, el VPH puede producir cáncer o, más común aún, precáncer.

Cómo el VPH infecta el cuello uterino

El cuello uterino es la abertura del útero que se encuentra encima de la vagina. Está cubierto por una fina capa de tejido compuesto por células. Si hay presente un tipo de alto riesgo del VPH, podría penetrar en estas células. Las células infectadas se vuelven anormales o se lesionan y comienzan a desarrollarse en forma diferente.

En algunos casos, los cambios en estas células evolucionan a lo que se denomina como precáncer. Estos cambios en el tejido delgado que recubre el cuello uterino se llaman displasia o neoplasia cervical intraepitelial (NCI). La displasia y la NCI se clasifican en grados: leve, moderado o grave. La displasia leve (NCI 1) generalmente se resuelve por su cuenta. La displasia moderada (NCI 2) y grave (NCI 3) indican alteraciones más peligrosas. Aunque los tipos de alto riesgo y bajo riesgo del VPH pueden provocar el desarrollo de células anormales, solo los de alto riesgo aumentan la probabilidad de que un cambio de grado leve progrese a cambios más peligrosos de cáncer de cuello uterino.

Cuando el sistema inmunitario no destruye las infecciones del VPH dichas infecciones se denominan “persistentes.” Si una mujer se infecta con un tipo de alto riesgo del VPH y el sistema inmunitario no destruye el virus, corre el riesgo de desarrollar NCI. Las mujeres jóvenes tienden a combatir el virus más rápido que las mujeres mayores. Además, el hábito de fumar puede afectar adversamente la capacidad de la mujer para eliminar el virus. Cuanto más tiempo esté presente el VPH y más edad tenga la mujer, mayor será el riesgo de presentar NCI. Cuando el VPH está presente, el uso de tabaco aumenta al doble el riesgo de progresión a NCI 3.

Generalmente el cáncer de cuello uterino tarda varios años en desarrollarse. Durante este tiempo, la infección del VPH puede causar anormalidades en las células del cuello uterino o alrededor de este órgano. La prueba de Papanicolaou, que a veces se denomina evaluación de citología cervical, puede detectar las primeras señales de alteraciones anormales en las células del cuello uterino y permite dar tratamiento desde un principio para evitar que dichas células se vuelvan cancerosas. Durante esta prueba, se toma una muestra de células del cuello uterino y se envía a un laboratorio. El uso regular de la prueba de Papanicolaou ha reducido considerablemente la cantidad de casos de cáncer de cuello uterino en Estados Unidos.

La vacuna contra el VPH

Hay una nueva vacuna que protege contra los cuatro tipos de VPH que producen la mayoría de los casos de cáncer del cuello uterino y verrugas genitales. Esta vacuna se ha estudiado extensamente y parece ser segura y eficaz. También parece que no provoca efectos secundarios graves.

La vacuna contra el VPH estimula al sistema inmunitario de la mujer a combatir estos tipos de virus del VPH si ésta se expone a ellos. Esta vacuna se administra en tres dosis durante un período de seis meses. Debido a que es más eficaz si se administra antes de que la mujer se infecte con el VPH, es mejor si se recibe antes de estar sexualmente activa.

Casi todas las mujeres se vuelven sexualmente activas en algún momento de la vida y, por ello, corren el riesgo de contraer el VPH. La vacuna contra el VPH se recomienda rutinariamente para todas las niñas entre los 11 y 12 años. Sin embargo, se puede administrar a niñas a la temprana edad de 9 años. Las niñas y mujeres entre los 13 y 26 años que no han recibido la vacuna o que no han recibido todas las dosis también deben vacunarse. La vacuna no se recomienda a las mujeres embarazadas, pero es segura para las madres que amamantan.

Las mujeres jóvenes pueden recibir la vacuna aun si ya ha han tenido relaciones sexuales, verrugas genitales, resultados anormales en una prueba de Papanicolaou y han sido infectadas con el VPH. Esto se debe a que la vacuna puede proteger a las mujeres con un tipo de VPH de contraer otros tipos de este virus. No obstante, la vacuna podría ser menos eficaz en estos casos. Esta vacuna no se usa para tratar infecciones existentes con el VPH. Además, no es necesario hacerse una prueba para detectar la presencia del VPH antes de recibir la vacuna. Manténgase sana

Por último...

Algunos tipos del VPH se transmiten mediante el contacto sexual entre personas. Para reducir el riesgo de contraer la infección, limite el número de parejas sexuales que tiene y use condones. Si tiene 26 años o menos, la vacuna contra el VPH puede protegerla y evitar la infección. Las pruebas de Papanicolaou realizadas regularmente y las otras pruebas de seguimiento que recomiende su proveedor de atención médica son las mejores formas de prevenir el cáncer de cuello uterino.

¿Incontinencia urinaria?

Incontinencia urinariaClick para Ampliar

Consejos Antes de Su Cirugía

Hay varias medidas que puede tomar antes de la cirugía para evitar contratiempos y ayudarle a recuperarse más rápidamente.

Si fuma, trate de dejar de fumar antes de la operación. La anestesia general surte un efecto en el funcionamiento normal de los pulmones. Todo período sin fumar es beneficioso. Es mejor si deja de fumar por lo menos dos semanas antes de la cirugía. Si no puede dejar de fumar, incluso el fumar menos es beneficioso. Dejar de fumar antes de la cirugía ofrece los siguientes beneficios:

  1. El riesgo al que se expone por la anestesia se reduce.
  2. La herida sana más rápidamente.
  3. El riesgo de contraer pulmonía, una infección en los pulmones, se reduce.

Si usa medicamentos, pregunte si debe seguir usándolos antes o después de la operación.

Asegúrese de que su médico esté al tanto de todos los medicamentos que usa, tantos los que se le han recetado como los que compra sin receta médica, como las vitaminas, las hierbas medicinales u otros suplementos. Algunos medicamentos se deben suspender antes de una operación, mientras que otros pueden interactuar con otros medicamentos que le hayan recetado.

Siga una dieta especial antes de la cirugía.

Si tiene diabetes, mantener un buen control de los niveles de glucosa antes de la cirugía puede promover su recuperación

El día antes de la cirugía

El tipo de cirugía determinará si su médico querrá que use un laxante y que consuma poca cantidad de comida. No beba alcohol 24 horas antes de la cirugía. Le podrían pedir que use un enema en casa uno o dos días antes de algunos tipos de cirugías.

También podrían indicarle no comer ni beber nada durante 6 a 12 horas antes de la cirugía. Si ha comido o bebido algo durante este período, dígaselo a su médico.

El día de la cirugía

Le pedirán que llegue temprano a fin de prepararse para la cirugía.

Antes de salir de casa, báñese, lávese el cabello y quítese el esmalte de uñas o las uñas acrílicas. No se maquille. Deje las joyas y otros artículos de valor en casa. Casi siempre es necesario quitarse todas las joyas del cuerpo antes de una operación. Si tiene programado pasar la noche en el lugar de la operación, traiga solo los artículos que necesitará, incluso un estuche para los anteojos, lentes de contacto o dentaduras.

Le pedirán que se quite lo siguiente —Dentaduras y puentes —Aparatos auditivos —Lentes de contacto y anteojos —Pelucas, peines y pasadores para el cabello —Joyas Deberá desvestirse y ponerse una bata de hospital y quizás una gorra.

Le pueden administrar medicamentos para reducir el riesgo de trombosis venosa profunda. La llevarán a un área de espera hasta que el equipo quirúrgico esté listo para usted. Se colocará una sonda intravenosa (suero) en una vena del brazo o la muñeca. Esta sonda se usa para suministrar líquidos, medicamentos o sangre al cuerpo durante y después de la cirugía. Le darán un medicamento para relajarse. Quizás le administren otros medicamentos recetados por su médico, como antibióticos para reducir el riesgo de contraer una infección.

En la sala de operaciones Después de que la lleven a la sala de operaciones, la trasladarán a una tabla de operaciones. Se conectarán varios monitores a distintas partes del cuerpo para medir el pulso, nivel de oxígeno y presión arterial. En ese momento, el equipo quirúrgico podría preguntarle otra vez su nombre, fecha de nacimiento y el tipo de operación que tendrá. Se hará entonces una revisión final de los expedientes y exámenes médicos. Esta confirmación final se denomina “pausa” y se hace por su seguridad. Esta pausa se puede hacer antes de administrarle un sedante o es posible que no esté despierta durante este proceso. Si se va a usar anestesia general, dicha anestesia se suministrará por el suero.

Por último... Tener una operación puede causarle ansiedad. Saber lo que puede esperar le ayudará a sentirse más tranquila y ayudarla a recuperarse más rápido. Cada tipo de cirugía es diferente. Su proveedor de atención médica le explicará los detalles de la cirugía y responderá a las preguntas que pueda tener. Cuanto más sepa sobre su operación, mejor preparada estará para participar en ella y sentirse mejor.

Mujer saludable.

La mujer de hoy vive una vida activa y plena, incluso durante los últimos años de su vida. De hecho, la mayoría de las mujeres saludables pueden esperar vivir más de 80 años. Con esta expectativa de vida, por lo menos un tercio de la vida de la mujer transcurre después de la menopausia. Las mujeres pueden mantenerse saludables haciéndose pruebas de detección rutinarias y eligiendo estilos de vida sanos, como llevando una dieta balanceada y haciendo ejercicios con regularidad. De esa manera pueden evitar problemas de salud en el futuro.

Atención médica de rutina

A medida que envejece, es importante desempeñar un papel activo en su propia atención médica. Su riesgo de desarrollar una enfermedad crónica es mayor que el de una mujer más joven. Tal vez use más medicamentos que los que solía usar hace 30 años. También corre un riesgo mayor de presentar ciertos problemas médicos.

Por todos estos motivos, todas las mujeres de 65 años en adelante deben hacerse un examen físico anualmente. Este examen debe incorporar ciertos exámenes de detección rutinarios, como mamografías y estudios de detección de cáncer colorrectal y de densidad ósea. Los exámenes de detección perciben señales de enfermedades en personas que no presentan síntomas.

Exámenes de detección

Papanicolau

  1. Prueba de Papanicolaou: prueba en que se toman células del cuello uterino y la vagina para examinarlas bajo un microscopio.
  2. Mamografía: técnica que emplea una dosis reducida de radiografía para estudiar los senos.
  3. Evaluación del panel de lípidos: prueba de sangre que mide el nivel de sustancias adiposas (grasas) en la sangre (colesterol total, colesterol LDL, colesterol HDL y triglicéridos).
  4. Prueba de sangre oculta en las heces: prueba que emplea una muestra de heces fecales para detectar la presencia de sangre, la cual puede ser una señal de cáncer de colon o recto.
  5. Sigmoidoscopia: examen en el cual se introduce un instrumento delgado en el recto y la porción inferior del colon para detectar cáncer.
  6. Colonoscopia: examen de todo el colon que emplea un instrumento pequeño y alumbrado.
  7. Examen de densidad ósea: examen que determina la fortaleza de los huesos midiendo la densidad de minerales en los mismos, como el calcio, usando radiografías, tomografía computarizada o ecografía.
  8. Análisis de orina: prueba en la que se estudia una muestra de orina para detectar la presencia de sustancias anormales.
  9. Examen de detección de hormona estimulante de la tiroides: prueba de sangre que se usa para detectar los niveles de la hormona que estimula la glándula tiroidea a producir y liberar más hormona de la tiroides.
  10. Prueba de glucosa en ayunas: prueba de sangre que se usa para facilitar el diagnóstico de diabetes.

Nutrición

Una dieta bien balanceada es esencial para gozar de buena salud, especialmente a medida que envejece. Lo que usted come afecta su calidad y duración de vida. A medida que envejece, tal vez no tenga deseos de comer, los alimentos no le sepan igual o no pueda ni quiera cocinar. Aún así trate siempre de tener un peso saludable. El exceso de peso aumenta la posibilidad de presentar problemas de salud.

¿Por qué es importante alimentarse bien?

La buena nutrición es vital desde la niñez hasta más tarde en la adultez. Tener una dieta bien planeada y balanceada, que contenga más frutas y verduras, y menos alimentos procesados, puede ser útil para: Reducir su riesgo de presentar enfermedades del corazón, ciertos tipos de cáncer, derrames cerebrales y diabetes Controlar la presión arterial alta, los niveles altos de colesterol y la diabetes Mantener un peso ideal Mantener un buen nivel de energía Aliviar el estreñimiento

Para garantizar que su dieta proporcione una cantidad adecuada de nutrientes, necesita saber cuáles se encuentran en los alimentos que consume. MyPyramid (http://www.MyPyramid.gov) puede ayudarle a tomar buenas decisiones sobre alimentos. MyPyramid toma en cuenta su edad, sexo y la cantidad de ejercicio que hace. También muestra el número de porciones que debe consumir todos los días de cada uno de estos seis grupos de alimentos: 1. Granos integrales 2. Verduras 3. Frutas 4. Aceites 5. Productos lácteos 6. Carnes y frijoles

Calcio

Los huesos están compuestos de calcio y proteína. Si su dieta es deficiente en calcio y vitamina D, los huesos podrían volverse delgados y frágiles. Este estado puede causar osteoporosis u osteopenia (masa ósea baja). Las mujeres de 65 años en adelante necesitan 1,500 miligramos (mg) de calcio al día. Si desea obtener su ADR para el calcio, necesita tomar unas 6 tazas de leche al día. Otros productos lácteos, como el yogur y el queso, también poseen una cantidad abundante de calcio. Si prefiere productos que no sean lácteos, o si es intolerante a la lactosa, considere estas opciones de calcio: Hojas de color verde oscuro (hojas de col rizada, espinacas, hojas de nabo y berza) Frijoles de soya y algunos otros productos de soya Ciertos pescados enlatados y mariscos (sardinas, salmón rosado, cangrejo azul y almejas) Cereales y jugos con calcio agregado

Sodio

Sodio, o sal, está asociado al riesgo de presentar presión arterial alta. Por lo general, mientras más sal consuma, más alta será la presión arterial. Seleccione y prepare alimentos con poca sal. A la vez, consuma alimentos ricos en potasio, como vegetales anaranjados. El potasio puede ayudar a reducir su nivel de presión arterial. Verifique el contenido de sal de un producto leyendo la etiqueta del mismo. Distintas marcas de productos semejantes pueden contener diferentes cantidades de sal. Trate de seleccionar la marca con el menor contenido de sal.

Fibra

La fibra es una parte importante de una dieta sana. La fibra puede ayudar a reducir el riesgo de presentar una enfermedad cardíaca, ayudar a controlar el peso y reducir el riesgo de otras enfermedades crónicas. Las dietas altas en fibra también reducen los problemas de estreñimiento. Para tener una dieta rica en fibra, elija a menudo frutas y verduras con abundante fibra y granos integrales (como pasta de trigo o arroz integral). Aunque inicialmente estos alimentos producen más gas, por lo general este síntoma mejora con el tiempo.

Azúcar añadida

Los azúcares alimenticios—carbohidratos—son la fuente principal de energía del cuerpo. Los azúcares pueden ser naturales o añadidos. Los azúcares naturales son los que se encuentran en frutas, verduras o en la leche. Los azúcares añadidos se agregan a los alimentos en la mesa (por ejemplo, el azúcar en el café o el jarabe de panqueques) o durante el procesamiento en una fábrica (jarabe de maíz añadido a bebidas gaseosas o alimentos horneados). Es importante elegir sabiamente los azúcares. Además de energía, muchos azúcares naturales, especialmente los que se encuentran en frutas y verduras, son buenas fuentes de fibra. Los azúcares añadidos suministran calorías pero muy poco o ningún nutriente. Situaciones especiales Control del peso Necesita tener en equilibrio las calorías de los alimentos y las calorías que usa para las actividades. De esta manera controlará su peso. Para adelgazar necesita consumir menos calorías de los alimentos que las calorías que usa durante el día. Una forma sana de adelgazar es reducir la cantidad de azúcar, grasa y alcohol que come y bebe. También debe reducir el tamaño de las porciones que consume.

Autoexámenes Del Seno

Autoexámenes Del Seno

Cuando el cáncer del seno se detecta en sus primeras etapas, es posible tratar exitosamente a la mayoría de las mujeres. Por ese motivo, los auto exámenes del seno rutinarios, la mamografía y los exámenes realizados por el médico, son vitales

Observación El auto examen debe hacerse siempre bajo luz adecuada. Siéntase o párese frente a un espejo. Coloque los brazos a los lados del cuerpo. Observe si existen hoyuelos, pequeñas arrugas o enrojecimiento en la piel de los senos, secreción de los pezones o cambios en el tamaño o la forma del seno. Observe si existen estas mismas señales al presionar fuertemente las manos sobre las caderas y después al subir los brazos.

Palpación

Palpación

Acuéstese boca arriba. Coloque una toalla doblada o almohada debajo del hombro izquierdo. Coloque la mano izquierda debajo o sobre la frente. Puede también palpar para determinar si existen cambios mientras está de pie. Con la mano derecha, manteniendo los dedos aplanados y juntos, palpe suavemente el seno izquierdo sin presionar muy fuerte. Use uno de los tres métodos ilustrados aquí. Después, baje el brazo derecho y haga el examen en el otro seno.

Palpación circular.

Comience en la parte superior del seno y pase los dedos lentamente alrededor de la parte de afuera con un movimiento circular grande. Cuando regrese a la parte superior nuevamente, mueva la mano un poco más cerca del pezón y haga un movimiento circular más pequeño. Repita este proceso con círculos cada vez menores hasta que se haya examinado todo el tejido del seno. Líneas. Comience con el área de la axila. Palpe con los dedos lentamente en dirección descendente hasta llegar a la parte inferior del seno. Pase los dedos más cerca del pezón y muévalos lentamente otra vez hacia arriba usando el mismo movimiento. Use este patrón de hacia arriba y hacia abajo hasta examinar todo el seno. Cuña. Comience con el borde exterior del seno. Palpe con los dedos lentamente hasta llegar al pezón tocando una sección en forma de cuña a la vez. Repita este proceso hasta examinar toda el área del seno. No se olvide... Con cualquier método que use, asegúrese de examinar

Por último...

Hágase un auto examen del seno una vez al mes. Si detecta indicios de un problema, hable con su médico. Al hacerse auto exámenes del seno rutinariamente junto con mamografías y exámenes médicos, puede ayudar a detectar problemas en el seno oportunamente, cuando es más probable que se puedan tratar con éxito.

Prolapsos Pélvicos

Casi la mitad de las mujeres que han tenido un bebé tienen cierto grado de prolapso del órgano pélvico. Prolapso quiere decir “descenso” o “desprendimiento.” También pueden ocurrir problemas de apoyo pélvico en las mujeres que nunca han tenido hijos. La mayoría de las mujeres con estos problemas presentan síntomas leves o no tienen síntomas. Para las mujeres con síntomas, poder diagnosticar este problema y tratarlo puede brindar un gran alivio.

Este documento explica el prolapso de los órganos pélvicos y sus síntomas las causas del prolapso de los órganos pélvicos los tipos de problemas de apoyo pélvico las opciones de diagnóstico y tratamiento.

Prolapso de los órganos pélvicos Los órganos pélvicos consisten en la vagina, el cuello uterino, el útero, la vejiga, la uretra, el intestino delgado y el recto. Los órganos pélvicos se mantienen en su sitio debido a los músculos del piso pélvico. Varias capas de tejido conectivo que se llaman fascia también los apoyan.

El prolapso de los órganos pélvicos ocurre cuando la fascia y los músculos ya no apoyan dichos órganos. Estos músculos que ofrecen apoyo junto con la fascia se pueden desgarrar o estirar, o pueden debilitarse con el paso de los años. Por consiguiente, los órganos que apoyan pueden descender. A veces, es posible sentir una masa o bulto dentro de la vagina.

En casos más graves, los órganos se extienden hacia afuera de la abertura de la vagina. Síntomas Muchas mujeres no presentan síntomas ni molestias cuando ocurre un prolapso de los órganos pélvicos. La mujer podría sentir una masa de tejido dentro de la vagina o lo podría observar su proveedor de atención médica durante un examen físico. Los síntomas de las que presentan problemas varían de leves a intensos.

A continuación figuran los síntomas comunes de prolapso de los órganos pélvicos Sensación de pesadez o de llenura en la zona pélvica

  1. Masa o bulto en vagina
  2. Órganos que sobresalen de la vagina
  3. Estiramiento, sensación dolorosa o de presión en la zona inferior del abdomen o la pelvis
  4. Dolor en la parte baja de la espalda
  5. Salida accidental de orina (incontinencia urinaria) o dificultad para tener evacuaciones intestinales
  6. Necesidad de tener que empujar los órganos hacia arriba y dentro de la vagina para vaciar la vejiga o tener una evacuación intestinal
  7. Dificultades sexuales
  8. Problemas para introducirse tampones o aplicadores
  9. Presión pélvica que empeora cuando la mujer está de pie, levanta un objeto o tose, o durante el transcurso del día

Causas

El prolapso de los órganos pélvicos ocurre debido a una lesión a los músculos o al tejido del piso pélvico que ofrece apoyo. La causa principal de este tipo de lesión es haber tenido hijos. Las mujeres que han tenido un parto vaginal tienen una mayor tendencia a tener problemas de apoyo pélvico que las que han tenido un parto por cesárea.

Otras causas que producen problemas de apoyo pélvico son cirugías pélvicas previas, menopausia, mayor edad y actividad física intensa. Además, otros factores que ejercen una mayor presión sobre el abdomen y que pueden causar el prolapso de los órganos pélvicos son tener sobrepeso u obesidad, estreñimiento, forzar las evacuaciones intestinales y padecer de tos crónica. La herencia es otro factor importante. Este problema es hereditario

Tipos de problemas de apoyo pélvico Hay muchos tipos de prolapso:

  1. Prolapso uterino—del útero
  2. Cúpula vaginal—parte superior de la vagina
  3. Cistocele—de la vejiga
  4. Uretrocele—de la uretra
  5. Enterocele—del intestino delgado
  6. Rectocele—del recto

Un cistocele ocurre cuando la vejiga desciende de su posición normal hacia adentro de la vagina. En este caso, puede salir orina accidentalmente cuando aumenta repentinamente la presión abdominal al caminar, reírse, levantar algo o estornudar. La pérdida de orina puede consistir en sólo unas gotas o una cantidad suficiente que requiera cambiarse de ropa o usar toallas sanitarias especiales. En algunas mujeres, los cistoceles pueden torcer una porción de la uretra y causar problemas para orinar. Si esto ocurre, pueden tener que forzar la salida de la orina o empujar la vejiga hacia arriba a través de la vagina para poder orinar. Los cistoceles grandes pueden impedir que se vacíe completamente la vejiga. Los cistoceles pequeños son más comunes, generalmente no producen problemas urinarios y no hay que operarlos. Si pierde orina accidentalmente o presenta síntomas, acuda a su proveedor de atención médica.

Tratamiento

Muchas mujeres no necesitan tratamiento. Durante los exámenes médicos regulares el proveedor de atención médica dará seguimiento al problema. Si los síntomas comienzan a causar molestias, es necesario dar tratamiento. Las decisiones sobre el tratamiento se basan en los siguientes factores:

  1. Edad
  2. Deseo de tener hijos en el futuro
  3. Actividad sexual
  4. Gravedad de los síntomas
  5. Grado del prolapso
  6. Otros problemas de salud

Ningún tipo de tratamiento puede garantizar la resolución total del problema. Es posible que los síntomas de dolor de espalda, presión pélvica y dolor durante las relaciones sexuales no se alivien con la cirugía de reparación del prolapso. Sin embargo, la probabilidad de recibir algún grado de alivio es bastante buena.

Cirugía

Algunos problemas de apoyo pélvico se pueden corregir mediante cirugía para restablecer la profundidad y el funcionamiento normal de la vagina. La cirugía se puede hacer a través de la vagina o el abdomen según el tipo de problema de apoyo. Este tratamiento puede aliviar algunos de los síntomas de prolapso de los órganos pélvicos, pero no todos.

Las mujeres que deseen tener hijos deben considerar tenerlos antes de tener una cirugía para corregir problemas de apoyo pélvico. Si una mujer con un problema de apoyo pélvico quedara embarazada, debe hablar con su proveedor de atención médica sobre la mejor manera para dar a luz y evitar prolapsos futuros.

Muchas mujeres con prolapso también tienen problemas de pérdida accidental de la orina. Algunas mujeres comienzan a tener este problema después de la cirugía para corregir el prolapso. Durante la cirugía, los médicos ahora a menudo realizan un procedimiento pare evitar o mejorar la incontinencia.

Sin embargo, el prolapso puede volver a ocurrir después de la cirugía. Los factores que produjeron el prolapso inicial pueden causarlo otra vez.

Por último...

Muchas mujeres tienen algunos grados de prolapso de los órganos pélvicos, aunque no todas las mujeres con este problema presentan síntomas. Si tiene síntomas que le causan molestias, hable con su proveedor de atención médica. El diagnóstico y tratamiento correctos pueden aliviar los síntomas.

Anatomia Mujer

Anatomia MujerClick para Ampliar

SPA Vaginal, Derechos reservados 2010
Powered by Rubycom